Florida, que suma a diario desde hace más de dos semanas millares de casos nuevos de COVID-19, contabilizó este miércoles otros 2.610 en medio de una desescalada sin posibilidad de retroceso, según el gobernador estatal, Ron DeSantis.

Las críticas a la postura tajante de DeSantis, que insiste en que el ascenso de los casos entra dentro de lo esperado por el aumento del número de pruebas de COVID-19, no se han hecho esperar y provienen tanto de políticos como de científicos que indican que hay señales de que se están dando “más contagios en la comunidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here