LAS VEGAS.– La boxeadora estadounidense Mikaela Mayer salió de la cartelera boxística del próximo martes en Las Vegas debido a que dio positivo por coronavirus.

La promoción de la empresa de Bob Arum, la Top Rank, había contemplado a Mayer, de 29 años, para la velada boxística en una combate en el que se enfrentaría a la también estadounidense Helen Joseph.

Pero este domingo Mayer anunció en Instagram el resultado positivo de su prueba al coronavirus.

“Fue una sorpresa completa. Actualmente estoy asintomática y estoy en cuarentena en una ubicación fuera del sitio, según las pautas recomendadas”, dijo.

“El resto de mi equipo dio negativo y todos están en buen estado de salud”, agregó.

Mayer indicó que tenía muchas ganas “de traer de vuelta el boxeo para todos ustedes y estoy decepcionada por mí, por mi equipo, mis seguidores y por mi oponente, Helen Joseph, que trabajó tan duro para estar aquí esta semana y hacer un espectáculo para todo el mundo”.

Más tarde dijo que había una posibilidad de que el resultado de la prueba pudiera ser un falso positivo, pero los protocolos de la Top Rank para la pelea del martes no permiten volver a realizar la prueba.

Si surge una prueba positiva en algún momento durante el proceso de verificación previa, la peleadora se retira inmediatamente de la tarjeta y se pone en cuarentena fuera de la burbuja del MGM.

Evan Korn, portavoz de Top Rank, dijo que no ha habido otras pruebas positivas para boxeadores o integrantes de equipos para la cartelera del martes, encabezada por Shakur Stevenson.

La invicta Mayer (12-0) había pasado la mayor parte de los últimos dos meses en Washington, D.C. y Houston en un campamento de entrenamiento después de conducir con sus dos perros y su mejor amiga, Ginny Fuchs, desde su hogar en Colorado.

Mientras estaba en Houston, el gimnasio donde Mayer estaba entrenando, el Main Street Boxing, había reabierto al público.

Antes de conocer los resultados de las pruebas, Mayer había dicho que estaba preocupada una vez que el gimnasio abrió, no necesariamente para ella sino para sus entrenadores, Kay Koroma y Al Mitchell.

“Muy raro y un poco estresante porque de repente el gimnasio está lleno de gente, y yo digo, ‘¿Qué tan seguros están estos jóvenes antes de que entren en este gimnasio?’”, dijo Mayer el mes pasado.

“Aunque no estuve en cuarentena en casa como mucha gente, encerrada en su casa, estaba en el camino haciendo cosas, fui muy cautelosa”, comentó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here